Opinión

0 158
Luisa Masuet Presidenta de la AEF

Luisa Masuet Presidenta de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF)

8 de enero de 2019. Acabamos de dejar atrás un año 2018 que, sin lugar a dudas, ha sido positivo para el sistema de franquicias en España, y no solo por las cifras de crecimiento que lleva experimentando de manera consecutiva desde hace cuatro ejercicios, sino porque se ha consolidado como un modelo de comercialización empresarial que se contempla como una de las primeras opciones a la hora de abrir un negocio, por parte de los emprendedores.

Y también porque la franquicia cada vez es objeto de mayor atención por parte de distintos organismos, ministerios, ayuntamientos, instituciones y otras asociaciones, al ser una fórmula de comercio capaz de generar empleo año tras año, incluso en plena época de crisis.

Ante esta realidad, el pasado 2018 se ha caracterizado por las cifras de crecimiento registradas en el informe nacional que elaboramos en la AEF desde hace 16 años, en todas las variables de número de redes, establecimientos, facturación y empleo generado, así como en el informe internacional, que desvela que un 30% de nuestras enseñas ya han dado el importante paso de implantarse en otros mercados. Mención especial merece el “Observatorio de la Jurisprudencia de Franquicias en España”, un estudio elaborado por nuestro Comité de Expertos Jurídicos, que en su segunda edición ha analizado las sentencias registradas entre 2012 y 2017, 242 en total, lo que supone una litigiosidad media del 0,08% durante este periodo, lo cual reafirma a la franquicia como un sistema poco conflictivo en la relación entre franquiciador y franquiciado, al tiempo que transmite confianza al mercado y seguridad a quienes apuestan por entrar a formar parte del mismo.

A su vez, en la recta final de 2018 asistimos a la derogación del Registro de Franquiciadores, tal y como quedó recogido en el Boletín Oficial del Estado del pasado 8 de diciembre. Desde la AEF siempre hemos defendido la existencia de un Registro que ofreciese información útil, práctica y veraz a las personas interesadas en montar una franquicia, pero también somos conscientes de que esa herramienta no podía limitarse a ser un mero listado, sin actualizar y que no aportaba fiabilidad a los usuarios que la consultaban. Ahora, una vez derogado el Registro de Franquiciadores, estamos trabajando conjuntamente con la Secretaría de Estado de Comercio, con la que acabamos de firmar un Protocolo General de Actuación, con el objetivo de buscar soluciones en esta materia, sabedores de que es necesario contar con un Registro especifico de franquicias, pero que esté bien gestionado, actualizado y que sea de utilidad para los emprendedores que quieran informarse sobre este sistema de negocio.

RETOS PARA 2019

De cara a este nuevo año, el reto principal de la franquicia es continuar caminando de manera firme y decidida, como viene haciendo hasta ahora, consolidando y reforzando lo logrado y mirando al futuro, a corto y medio plazo, con optimismo. De hecho, las previsiones que manejamos desde la AEF auguran un quinto año de crecimiento consecutivo en todas las variables del sistema, a cierre de 2018, refrendando el buen momento en el que se encuentra, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Otro de los objetivos que nos hemos marcado es el de ir dando más voz y protagonismo a los franquiciados, como parte fundamental de la franquicia. En algunas asociaciones de otros países europeos ya se van integrando y creemos que ha llegado el momento de que en España, donde el sistema ya ha alcanzado la madurez y está consolidado, también demos este importante y decisivo paso. Y lo haremos de forma paulatina y progresiva, poco a poco, pero sin vuelta atrás.

En definitiva, la franquicia afronta este 2019 gozando de buena salud, buscando consolidar el hueco que por derecho propio se ha ganado en la economía nacional, volviendo a ser un sistema de negocio con escasos litigios y siendo objeto de atención por parte de organismos e instituciones, entidades financieras y, especialmente, de emprendedores que, o bien apuestan por franquiciar sus negocios o bien por convertirse en empresarios franquiciados. En un escenario tan propicio, solo queda seguir trabajando en esta misma dirección, porque, sin duda, es la correcta.

0 241
Xavier Vallhonrat asociación española de franquiciadores

Al dejar la presidencia de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) quiero agradeceros, a través de estas líneas, la magnífica colaboración que he encontrado en vosotros a lo largo de todos estos años.

No es fácil vuestra tarea en un entorno que cada vez acelera más sus transformaciones y, por ello, valoro de forma extraordinaria la atención que habéis dedicado a la AEF, al sistema de franquicias en España y a mí mismo.

Por mi parte, he procurado −ya lo sabéis− facilitar vuestro trabajo y atenderos siempre de la mejor manera posible. A partir de ahora, seguiré vinculado al mundo de la franquicia desde otras responsabilidades y, desde ellas, os ofrezco mi colaboración para lo que sea necesario.

Cordialmente.

Xavier Vallhonrat

Expresidente y Socio Honorífico de la AEF

0 422
Xavier Valhonrat, Presidente de la AEF

Vivimos una etapa de tranquilidad y crecimiento en el sistema de franquicias nacional, después de que hayamos superado la profunda crisis económica con éxito y sumemos ya tres años consecutivos con incrementos en todas las variables: número de redes que operan en franquicia, número de establecimientos abiertos, número de empleos generados y facturación global. Incluso, nuestras previsiones para 2018 son optimistas en cuanto a que añadiremos un cuarto año marcado por buenos datos, que podríamos situar por encima del 2% en todas y cada una de estas variables.

Sin duda, son muchos los aspectos que podríamos destacar respecto a la franquicia durante todo el 2017: las entidades bancarias continúan la dinámica iniciada en 2016 de conceder financiación, lo cual es determinante para este sistema de negocio; cada vez son más las personas que se acercan hasta la franquicia para abrir negocios, conscientes de las ventajas y valores añadidos que ofrece, además de minimizar los riesgos; continúan apareciendo nuevos conceptos en el mercado, innovadores y que aportan diferenciación, síntoma inequívoco de que no está todo inventado, y la presencia de enseñas españolas sigue aumentando en el exterior y ya suponen el 29,14% del total de la franquicia nacional, superando las 300 redes.

Sin embargo, si hubiese que resaltar dos hechos puntuales en 2017, que otorgan a la franquicia española el calificativo de pionera, son, por un lado, el nuevo Código Deontológico Europeo de la Franquicia, de la que fuimos los primeros en su implantación nacional, una revisión que supone un paso más para dotar de mayor seriedad y rigor a un sistema de negocio con tanto peso y protagonismo como tiene en Europa y que regula más estrechamente las relaciones de confianza entre franquiciador y franquiciado.

Y por otro, la presentación a mediados de diciembre del primer “Observatorio de la Jurisprudencia de Franquicias en España”, elaborado por el Comité de Expertos Jurídicos de la Asociación Española de Franquiciadores, un estudio pionero a nivel mundial −al menos que tengamos constancia−, en el que se analizaron los litigios en franquicia entre los años 2014 y 2016, en los que se dictaron un total de 126 sentencias, lo que supone una litigiosidad media del 0,08%. Durante muchos años hemos tenido que escuchar afirmaciones del tipo que la franquicia era un sistema de negocio conflictivo, con franquiciador y franquiciado acudiendo a los juzgados de forma habitual para dirimir sus problemas y diferencias; hoy ya podemos afirmar y, lo más importante, probar con datos estadísticos, que la franquicia española tiene un muy bajo índice de conflictividad, lo cual significa que se están haciendo bien las cosas en esa relación fundamental entre franquiciador y franquiciado.

A partir de ahora, la franquicia afronta 2018 con los objetivos de seguir manteniendo y consolidando esta tendencia positiva iniciada desde 2014. Estamos convencidos de que continuaremos caminando por la senda del crecimiento, avalados ahora por ese estudio jurídico que tanta seriedad y tranquilidad está transmitiendo, no solo a los franquiciadores y a quienes integramos este sistema de comercialización empresarial, sino, por encima de todo, a quienes se estén planteando franquiciar un negocio franquiciado. Hoy podemos decir, sin temor a equivocarnos, que vivimos una de las mejores etapas desde que la franquicia empezó a implantarse en nuestro país, allá por la década de los 80 del siglo pasado. Y es que, a fuerza de ser innovadores y pioneros, nos hemos ganado a pulso abrirnos un hueco en la economía nacional y ser un referente a nivel mundial.

0 198
preguntas franquicias baratas

Ya he oído en varios foros de franquicia gente preguntado cómo distinguir las franquicias interesantes de las que no lo son. Y cómo saber si los datos que ofrecen son ciertos o no.

preguntas-franquicia

Cuando uno se plantea abrir una franquicia, sigue unos pasos determinados para obtener información referente a esta, y a pesar de que el franquiciador, o el director de expansión, se prestan a resolver dudas y aclarar conceptos, el candidato no se fía de éstos. Ésta desconfianza no es de extrañar ya que estamos viviendo casos de engaños en instituciones de las que jamás habríamos dudado, Banca, Políticos, etc. En éste escenario es normal que uno se ponga a la defensiva y encienda todas las alarmas.

Cada persona tiene diferentes necesidades, expectativas y exigencias lo que implica que lo que es bueno para otros puede que no lo sea para uno mismo y viceversa. Por ello, utilizar como fuente de información foros de internet, comentarios en redes sociales, etc. Puede ser bastante peligroso, internet es una fuente de información que nadie verifica ni controla, algunos comentarios pueden estar sesgados por sucesos concretos o maneras de pensar, o simplemente no ser ciertos y haber sido lanzados para dañar la imagen de la franquicia.

Acudir a franquiciados de la cadena para a conocer su opinión es muy interesante, aunque a mi juicio no determinante. Los franquiciados  son gente como nosotros que en su día decidió emprender y en su gran mayoría entienden tu incertidumbre y no tendrán problema en hablarnos de cual es su experiencia con la franquicia. No hay que olvidar a la hora de valorar sus comentarios, que son personas y que pueden tener momentos de estar mas contentos o descontentos con la franquicia, por ello hay que tratar de averiguar aspectos relativos al funcionamiento más que opiniones personales. ¿quién no discute con su mujer de vez en cuando?. Si preguntamos al director de expansión si podemos conocer franquiciados, seguro nos indicará de ir a ver los franquiciados más contentos con la enseña. Es importante no hablar con un solo franquiciado, sino con varios en diferentes ámbitos, de esta forma tendremos una visión más completa.

La mejor forma de verificar los datos que nos aporta la franquicia es comprobarlos por uno mismo.

Lo primero de todo es comprobar que la franquicia existe como tal y verificar su antigüedad y numero de franquiciados. Para ello hay un registro público donde toda franquicia tiene la obligación de inscribirse y mantener actualizado. El Registro de Franquiciadores. Podemos consultarlo en la url:http://franquicias.comercio.es ,en este registro podemos obtener datos relativos a la titularidad de la marca, la antigüedad de la franquicia, el número de franquiciados, si esta adherida o no a algún código deontológico o sistemas de arbitraje para la resolución de conflictos. Este registro no es demasiado riguroso con la actualización de datos, por tanto si el número de franquicias que indica es diferente al que nos han mencionado desde la central franquiciadora no hay que tomárselo como un engaño ya que lo más probable es que este desactualizado.

A la hora de comprobar la solvencia de la central franquiciadora podemos acudir al Registro Mercantil, que es de carácter público y recoge las cuentas anuales de la empresa, así como toda la información societaria, titularidad, representantes legales, transformaciones sufridas, capital social, etc. Podemos solicitar nostas simples y certificados a través de la pagina: http://www.rmc.es , pero también a través de http://www.axesor.es o http://www.informa.es .

Si lo que queremos es comprobar la calidad de los productos o servicios que presta, la mejor manera es hacer un Mystery shopping” , que no es otra cosa que, hacerse pasar por un cliente y comprobar de primera mano cómo se realiza la venta. Comprar y evaluar la calidad por uno mismo. Es importante no conformarse solo con ver como lo hace dicha franquicia, sino también la competencia. De esta manera se tendrá un mayor conocimiento del sector y del clima competitivo del mismo.

Tampoco es difícil saber los resultados que tiene un franquiciado, solo necesitas contar el número de clientes que compra al día y conocer el ticket medio por cliente. Evidentemente este sistema tiene sus carencias, y es que no todos los días son iguales, ni todos los meses tampoco, más aún si el negocio tiene cierta estacionalidad. Por ello es recomendable tomar una muestra de datos amplia. Cuanto más tiempo dediques a esto, más cercana a la realidad será tu estimación.

No obstante, la mejor manera de conocer una franquicia es de la mano del franquiciador, quien te podrá facilitar todos estos datos y que además tiene la obligación de hacerlo como mínimo 20 días antes antes de firmar un contrato o precontrato de franquicia.

Preguntar es siempre el camino más rápido para encontrar la verdad, solo hay que saber a quien preguntar.

Fuente: Territorio Franquicia

0 178
franquicias baratas

«¡Cómetelo todo, que si no, viene el coco!». El coco… Ese personaje infantil que nadie conoce, pero que resulta el sicario perfecto para padres desesperados. Solo cuando los hijos descubren que el tal coco no existe, la amenaza pierde toda su potencia.

miedo-emprender

A la hora de montar un negocio, surgen muchos cocos imaginarios que se resuelven con información, aunque también otros más reales, al menos, en teoría. ¿Y si la idea no gusta?, ¿y si se me van los costes?, ¿y si me arruino?, ¿y si la zona o la época no son adecuadas? Solo los más preparados, los más optimistas o los más inconscientes pasarán por encima de sus reparos y se atreverán a perseguir su sueño de emprender.

Con la franquicia, existen los mismos miedos, pero también hay otros que encabezan la lista de sustos posibles. ¿Y si esto es un timo? El probable engaño al que una central someta a sus asociados es, quizá, de los más frecuentes entre aquellos que piensan en unirse a una cadena. Sin embargo, hay maneras de reducir ese miedo y la mejor manera es tratar de conocer todos los detalles del coco.

Al entrar en contacto con una franquicia, cualquier información que se le ocurra y que la central pueda darle es importante, especialmente, la disponibilidad de su posible futuro socio a la hora de brindársela. Por ejemplo, pruebe a pedirle una lista de los asociados que forman parte de la red, con dirección y teléfono; si la consigue —como así debería ser—, hable con ellos y averigüe qué tal les va. Si la central le pone excusas o se resiste a entregarle esa información, desconfíe y mucho.

Pregunte hasta la saciedad, sin vergüenzas ni miedo a molestar, y no se conforme con evasivas, generalidades, olvidos o ambigüedades. Métase en el papel de periodista insistente y pruebe hasta dónde llega la transparencia de la central y su ánimo de colaborar con usted.

Pida el detalle de la inversión inicial, bien desglosada, incluidas las partidas de reformas y obra, las más abultadas y —¿casualmente?— las más olvidadas de los presupuestos iniciales. Por supuesto, tenga en cuenta el IVA en toda cantidad que le presenten.

No se entusiasme con los resultados de facturación que le muestren, por muy reales que sean. Un establecimiento puede funcionar a las mil maravillas, pero su éxito no solo se debe a la marca, el producto o servicio que la franquicia le vende, sino también por unas especiales coordenadas de espacio, tiempo, personal o público que no tienen por qué repetirse en cada unidad de negocio.

De todos modos, y si le sirve de algo, las franquicias en España gozan de prestigio. Ha habido algunos casos fraudulentos, y los seguirá habiendo, pero son muy escasos. Más frecuente es, sin embargo, la decepción cuando el franquiciado conoce el negocio de verdad y se da cuenta de que forma parte de algo diferente a lo que había imaginado.

Así pues, si está pensando en montar una franquicia, anímese, pero también desconfíe un poco, no vaya a ser que al final venga el coco.

Fuente: Territorio Franquicia

0 153
franquicias baratas

Cuando un emprendedor novel está evaluando si montar una empresa y cual será ésta, hay un factor que casi nunca es tenido en cuenta y que es de gran peso para el futuro del negocio. La gestión de la soledad. ¿Estamos capacitados para estar solos?.

pertenencia-franquicia

Las personas que acostumbran a trabajar por cuenta ajena generalmente no están solas en su día a día, o al menos han de rendir cuentas ante un superior que vela por que se cumplan unos objetivos previamente fijados. Esta claro que no todos los días se levanta uno con la misma energía y/o concentración, pero cuando trabajas por cuenta ajena siempre sabes cual es la tarea que has de cumplir para no recibir la queja del jefe. Cuando uno emprende por cuenta propia, se convierte en su propio jefe, no hay quejas de nadie, salvo de una voz interior llamada conciencia que muchas veces es más un lastre que una presión positiva. Si la actividad fluye de manera continuada, es ésta misma la que va alimentando las ganas y energías de hacer más cosas, otra cosa es cuando la actividad no es tan contante, entonces esa voz interior no para de hablar y mientras esta hablando impide que se esté pensando en el negocio que nos ocupa.

La subjetividad con la que uno ve las cosas es otro de los impedimentos de emprender en solitario. No siempre somos la persona idónea para tomar ciertas decisiones ya que estas irán marcadas por nuestro estado de ánimo, nuestro bolsillo o nuestro entorno, no siendo estos buenos consejeros a la hora de tomar decisiones racionales. No es raro ver como hay negocios que han ido bien, pero que de repente ha cambiado el mercado y ves como se van apagando poco a poco sin que su dueño intente realizar ningún cambio, o los que intenta son tímidos e insuficientes. Esto se debe muchas veces a su falta de preparación o experiencia en ello, pero también a que se mente esta condicionado por una tendencia que le desanima y paraliza.

La franquicia tiene entre sus múltiples ventajas una que para mí es de las mas importantes para los emprendedores. Conserva la independencia de mando que otorga al emprendedor ser dueño de su propia empresa, pero le mantiene en contacto con otros empresarios que están en su misma situación. Nadie le pone unos objetivos o tareas de obligado cumplimiento, pero el franquiciador si le marca una franja a la que debería llegar y esto le motiva a trabajar cada día ,con mayor o menor ilusión.

Existe la figura del controller que hace las veces de supervisor y que no solo vigila que uno no se separe de los objetivos, sino que corrige, aconseja, guía al emprendedor en sus decisiones. Y lo hace sin verse afectado por condicionantes personales ni estados de ánimo. Lo hace desde un punto de vista experto, apoyado en estudios desarrollados de los diferentes departamentos de la franquicia, por la experiencia que le aporta ver los efectos de esas decisiones o actos en otros puntos de venta que ya las han adoptado y por su convicción personal de que ayudará al desarrollo de la franquicia.

El estar en contacto con otros franquiciados de la zona a través de convenciones, reuniones de área, redes sociales internas, comidas, etc.,  permite compartir experiencias de una forma más personal, libre del control de la central. Es como tener compañeros.

La central de franquicias ha de crear el contexto necesario para que un franquiciado se sienta integrado en la red, ha de tener iniciativas para crear ese sentido de pertenencia y animar a los integrantes de la red a compartir experiencias, ayudar a otros miembros y en definitiva a generar compañeros entre los distintos componentes de la red. Ha de motivarles constantemente a mejorar y competir, formarles y dotarles de herramientas para ello, ser sus ojos objetivos para mirar el mercado y guiarles en la toma de decisiones.

Una franquicia es mucho más que aquello que viene en los manuales, una franquicia es una gran familia, un gran equipo.

Fuente: Territorio Franquicia

0 145

La franquicia es un sistema de distribución por el que dos partes jurídica y económicamente independientes llegan a un acuerdo de asociación por el que se establecen unas obligaciones y unos derechos para cada uno de ellos. Este acuerdo es posible porque ambas partes reciben beneficios al establecer dicha relación.

El franquiciador deberá comprometerse con el franquiciado a cumplir al menos las siguientes exigencias para que al franquiciado le resulte de mayor interés asociarse a una red de franquicias que emprender en solitario:

acuerdo

1. Transmisión del know-how:

El know how o saber hacer es el método de trabajo que el franquiciador ha desarrollado y empleado a lo largo de un tiempo y mediante el cual a alcanzado el éxito con su modelo de negocio. Este ha de estar vinculado a metodologías de trabajo, sistemas de producción y prestación de servicios de manera que mediante su imitación el franquiciado obtenga una posición competitiva ventajosa.

La transmisión del know-how se realiza a través de la entrega de los manuales de franquicia que la central franquiciadora habrá de desarrollar.

2. Concesión de uso de marca:

Una de las ventajas de pertenecer a una red de franquicias es participar del fondo de comercio generado a lo largo del tiempo por la marca y asociado a la misma. El franquiciador debe permitir al franquiciado el uso de la marca y los signos distintivos de identificación, garantizar su validez a lo largo del tiempo y la difusión y notoriedad de la misma.

3. Dotar de identidad a la red:

El franquiciador ha de establecer las directrices estratégicas que van a crear la identidad de la franquicia y que servirán para diferenciarse en el mercado presentando un modelo de negocio único y reconocible en cualquier lugar donde se presente.

4. Establecer exclusividad en la explotación del concepto:

El franquiciador debe velar por que todos los franquiciados obtengan beneficios y es por ello que ha de cuidar el dimensionamiento de la red y el ratio de actuación de cada franquiciado permitiendo que todos tengan las mismas posibilidades y limitando el nivel competitivo dentro de la propia red.

5. Dotar de estructura profesional a la franquicia:

Cómo Jesús Sánchez nos indicaba en su artículo: “Too Big to fail”, la estructura que da soporte a la red ha de ser algo más que una central de compras y aportar ventajas competitivas al franquiciado respecto a un empresario independiente, permitiéndole disponer de asesoramiento y respaldo de departamentos profesionales como marketing, comunicación, innovación, producción, compras, legal, etc. Que han de velar por el continuo desarrollo de la marca, el interés en el concepto por parte de los consumidores y la rentabilidad para los franquiciados.

6. Prestar asesoramiento y formación inicial:

El franquiciador debe prestar asistencia técnica a la apertura facilitando con su experiencia la misma, en aspectos como elección de la ubicación idónea para el negocio, búsqueda y acondicionamiento del local, búsqueda y selección de recursos humanos y formación inicial sobre la operativa diaria a seguir. Para ello será importante la presencia de expertos de la central el momento de la apertura y comienzo de la actividad.

7. Prestar asistencia y formación continuada:

Es fundamental para el buen funcionamiento de una red de franquicias que esta se actualice y adapte a los cambios constantes que el mercado experimenta. La red de franquicias como vimos en el punto 3 ha de contar con el equipo profesional que permita su continuidad en el tiempo y además a de informar y formar a los franquiciados para que estos también se adapten a las nuevas directrices que adopta la red para afrontar los cambios en el mercado. Esta labor le corresponde a la central de franquicias y la deberá ejercer mientras este vigente el contrato, a través de circulares internas, boletines informativos periódicos, convenciones, cursos de reciclaje, etc.

8. Controlar la actividad del franquiciado:

Se entiende por esta obligación la de establecer un sistema que permita realizar un seguimiento de la actividad de cada franquicia de forma que se puedan detectar desviaciones y establecer elementos correctores que permitan alcanzar los resultados previstos. Esta actividad de control, además va a permitir enriquecer el conocimiento de la central franquiciadora a través de la generación de una base de datos y estadísticas de gran utilidad para toda la red. De igual manera la central franquiciadora podrá recopilar las buenas prácticas de cada franquicia para transmitirlas al resto y de esta manera establecer un enriquecimiento sistémico en la red.

Es imprescindible que la red franquiciadora, cuente con personas conocedoras del negocio y con suficiente experiencia para detectar y corregir todas aquellas desviaciones en la actividad que pueden afectar a los resultados.

9. Garantizar el aprovisionamiento:

Dependerá del tipo de franquicia la importancia que tenga el aprovisionamiento en la actividad de la misma, pero es obligación de la central franquiciadora suministrar al franquiciado los productos pactados de forma puntual, fluida, suficiente y al precio mas competitivo posible. Más aún si se fija en el contrato la exclusividad de aprovisionamiento por parte de la central ya que de esta manera dependerá el negocio del franquiciado de la eficiencia de la central franquiciadora.

10. Fomentar la pertenencia a la red y el trabajo en equipo.

Otro de los motivos por el que muchos emprendedores deciden adherirse a una red de franquicias es por no estar solos ante el mercado. Que se establezcan relaciones entre os distintos franquiciados fomenta y facilita el desarrollo de una red de franquicias. Se pueden establecer campañas promocionales, acciones comerciales, patrocinios, publicidad local, etc. entre los miembros de una red de franquicias de un mismo área geográfica. Se pueden realizar apoyos en determinados casos de punta de ventas, o venta entre franquiciados de productos por agilizar el sistema logístico. Formaciones conjuntas en áreas determinadas que la central no forma o cesión y apoyo con intercambio de recursos humanos. Son un sin fin de beneficios los que aporta que los franquiciados de una red tengan una buena relación y fluida comunicación, y corresponde a la central franquiciadora establecer los canales que favorezcan que esto suceda. Se puede hacer a través de área manager que hacen reuniones zonales, a través de convenciones, a través de una red social interna, etc.

En la práctica, en la relación contractual de franquicia, lo que para el franquiciado constituye un derecho suele implicar una obligación para el franquicador, y viceversa.

Fuente: Territorio Franquicia

ÚLTIMA HORA